About Me | Contact

LIVING

Hotel La Purificadora en Puebla

UNA EXPERIENCIA DE ESTILO Y COMODIDAD


Hace unas semanas fui invitado a impartir una conferencia por la Universidad Trozmer de Puebla y me hospedaron en el hotel La Purificadora, localizado en su centro histórico, el cual por cierto es patrimonio de la humanidad por la UNESCO y que sin duda es uno de los hot spots de esa ciudad tan llena de belleza. Cabe mencionar que ya me había hospedado muchas veces en el hotel, casi desde que fue inaugurado con la impresionante arquitectura de Legorreta+Legorreta y cada experiencia ha sido única y especial, algo que para los de grupo Habita son expertos!

Desde que haces el check-in empiezan la aventura, la atención del personal del hotel es súper relajada y cordial, por lo que de inmediato te hacen sentir en casa y empiezan a consentirte, quizá por eso siempre quiero regresar.

Con cada estadía, el staff genera un perfil del huésped, que guarda todas tus preferencias para sorprenderte con algún detalle en tu próxima visita, como a mi con las fresas con chocolate. Estos detalles personalizados son posibles gracias a que solo cuentan con 26 habitaciones que en lugar de números tienen letras (todas las de el alfabeto a excepción de la Ñ y la doble L) y que también están llenas de detalles como las amenidades  (shampoo, crema, gel de baño y acondicionador) orgánicas creadas por una comunidad en Veracruz y que son bio degradables.  Los baños son de mármol y en la ducha aproveché para exfoliarme con el Peel me perfectly de Givenchy, uno de mis productos favoritos de cuidado facial.

En la terraza está una de las albercas mas famosas de México donde además se hacen eventos y los sábados se sirve un brunch vegetariano con clases de Yoga con una vista impecable de la ciudad. En la planta baja se encuentra el restaurante con mesas comunales y donde el menú se compone de platillos orgánicos y gourmet de la mejor calidad inspirados en la cocina regional de los estados de Puebla, Oaxaca y Yucatán.

El alma del hotel quizás sea el patio con vista al templo de San Francisco, con grandes salas en color morado y fogatas centrales donde los martes proyectan películas y por las noches si tienes frío te ofrecen cobijas de lana pura. Podría continuar escribiendo toda mi experiencia ya que La Purificadora está llena de cosas bellas por lo cual también forma parte de Tesoros de México, pero lo mejor es conocerla, ir a comer u hospedarse para no querer irse.

 

Gracias a Tere Guzmán y a Rafael Micha por todas las atenciones.

 

Para reservar y para saber más sobre La Purificadora, dar click aquí y no dejen de visitar Puebla! Dar click para la página de Turismo Puebla.

 

Fotos de Undine Pröhl y otras tomadas por mí 

Back